LA HEPATITIS ES EVITABLE

La hepatitis es una enfermedad, un virus (adenovirus canino) que afecta a los perros, es una afección contagiosa y causa daño en diversa magnitud, en el hígado.

Esta enfermedad puede aparecer entre los cachorros de 3 a 9 meses con más frecuencia que en adultos, aunque no es imposible que la contraigan cachorros de pocos días o animales adultos.


En los casos graves, un animal que se encuentra sano y perfectamente libre de síntomas puede parecer muerto por la mañana, por ello es muy necesario prevenir en lugar de curar, y proteger a nuestro perro Pastor Alemán de esta fea enfermedad que, aunque no siempre mata, puede dejar su hígado en muy mal estado para toda la vida.

En los casos más leves, un animal puede comportarse de forma extraña y padecer convulsiones.

En los casos graves, de pronto se le nota una depresión profunda, anorexia y sed. La aparición de vómitos discontinuos que en el momento final, pueden contener sangre.

A medida que la enfermedad avanza, se presenta la ictericia y temperatura muy elevada, y en la etapa terminal la temperatura desciende por debajo de lo normal, con pulso rápido y débil.

La palpación abdominal anterior causa dolor y el hígado está inflamado.

Otras manifestaciones de la hepatitis en perros pueden ser, diarrea a veces con hebras de sangre, manifestaciones nerviosas en forma de hiperexcitabilidad, incoordinación posterior y convulsiones, aunque estos casos son raros.

La vacuna se administra una vez al año, y es la manera más eficaz de evitar esta enfermedad dolorosa, que deja secuelas, y puede incluso matar a nuestro Pastor Alemán.

Tener siempre presente el esquema de vacunación del cachorro y el anual es muy importante para la salud de nuestras mascotas.